Desiertos

«Mi estilo actual es el resultado de toda una vida de búsqueda. He trabajado durante cincuenta años para llegar a dibujar como ahora. Me gustaría llegar un día a contar todo con una simple línea» dijo Pratt.

Esta pasión por la línea lo empujaba a apuntar a lo esencial. El desierto se había convertido para él en el escenario ideal para esa búsqueda personal. Qué hay, en efecto, más difícil para un dibujante que dar vida a la línea del horizonte? Tal vez sea aquí, en ciertas imágenes de «Los Escorpiones del desierto» o de «El hombre de Somalia», donde la magia del trazo de Pratt opera de la forma más sorprendente.